La traducción literal

Vinay y Darbelnet definen a la traducción literal como una traducción que se realiza palabra por palabra, a los efectos de producir un texto correcto e idiomático. Para ello, según estos autores, el traductor debe respetar las «Servidumbres Lingüísticas» (elementos propios de una lengua que no admiten ser cambiados).

Ejemplo: «The table is red»
              «La Mesa es roja»

En principio, podría decirse que esta traducción es una solución única porque respeta las servidumbres lingüísticas y es la que el texto mismo sugiere, es reversible, porque si hago la traducción de «La mesa es roja» obtengo nuevamente la oración original «The table is red» y es completa en sí misma porque no necesita el auxilio de ningún otro procedimiento.

Este tipo de traducción, existe generalmente entre lenguas de una misma familia y cultura y muy pocas veces es posible una traducción literal completa que, a su vez, transmita el mensaje del texto original en su totalidad. Lo más usual es que el traductor realice algunos cambios y recurra a otros métodos para poder obtener así una traducción fiel respetando las reglas gramaticales de la lengua meta.